Guía de Viena

Francisco José I

(Viena, 1830 – 1916). Emperador de Austria, rey de Hungría y rey de Bohemia (1848-1916) entre otros títulos.

Su gobierno, de 68 años, ha sido el tercero más largo en la historia europea, después del de Luis XIV de Francia y Juan II de Liechtenstein.
Nacido en Schönbrunn, era hijo de Francisco Carlos (hijo a su vez del primer emperador de Austria, Francisco I) y Sofía de Baviera, y tataranieto de María Teresa por vía paterna.
A la muerte de Francisco I subió al trono su hijo Fernando I, aunque realmente era Metternich quien dirigía el gobierno, ya que Fernando I sufría problemas mentales. Dado que el emperador no tenía descendencia, Metternich ordenó que se educara a Francisco José como posible sucesor a la corona imperial. Durante las revoluciones de 1848 Metternich huyó del país y, tras el tercer levantamiento de Viena, Schwarzenberg (que después sería canciller de Francisco José y cuyos objetivos serían mantener el absolutismo y el poder centralizado en Viena) instauró la dictadura y convenció a Fernando I para que abdicara en favor de su sobrino Francisco José, quien pasó a ser proclamado emperador de Austria a los 18 años de edad, en un difícil momento político.
A los 24 años Francisco José I contraería matrimonio con Elisabeth de Baviera (Sisí), cuando ésta contaba con 16 años, en la iglesia de los Agustinos (Augustinerkirche) de Viena.
Francisco José I toma el poder en un momento difícil, durante la Revolución austriaca de 1848, cuando las ideas liberales y el pensamiento demócrata intentaban imponerse. Además, al mismo tiempo tiene que contener a los húngaros, a los germano-checos y a los serbios, que querían independizarse del Imperio. Por ello, la primera parte de su mandato se ve marcada por un fuerte absolutismo, con violencia y represión hacia sus opositores, aunque poco a poco sus inclinaciones autoritarias se irían suavizando.
En 1849, para poner fin a la revolución húngara de 1848, Francisco José impuso una nueva constitución centralista y restauró el absolutismo, quedando Hungría como parte del Imperio Austriaco y sin ningún derecho especial. Esto hizo que los húngaros proclamaran la República y que Francisco José se aliase con Rusia para someterlos de nuevo a su dominio. Lo lograron, impusieron la lengua alemana y dejaron a Hungría dividida en cinco provincias bajo la administración directa de Austria.
En 1851, y tras un período de reacción contrarrevolucionaria, la constitución absolutista tuvo que ser abolida. Se impuso una burocracia centralista y la Iglesia católica pasó a tener jurisdicción sobre las leyes civiles y educativas. Por otro lado, Austria negó su apoyo a Rusia durante la Guerra de Crimea (1853-56), lo cual la dejaría sola frente a los desastres que se avecinaban (pérdida de casi todas sus posesiones en Italia, tensiones con Prusia que provocaron la guerra austro-prusiana en 1866,...).
En 1867, y en gran parte gracias a las ideas progresistas y liberales de Sisí y de su apoyo a la causa húngara, se firmó el Compromiso Austro-húngaro, por el que se reconocía a Hungría como una entidad autónoma (con gobierno propio pero bajo la monarquía austriaca, y con una política exterior, financiera y militar común con Austria) dentro del Imperio Austriaco, que a partir de este momento pasaría a ser el Imperio Austro-húngaro. Es el momento en el que Francisco José y Sisí son nombrados reyes de Hungría. Es entonces también cuando se construyen los edificios públicos más importantes de Viena.
Los siguientes años se verían marcados por las desgracias personales: el fusilamiento de su hermano Maximiliano de México, en 1867; la misteriosa muerte (o suicidio) de su hijo Rodolfo en 1889; la muerte por tifus de su hermano Carlos Luis; el asesinato de su esposa Sisí en 1898,...
A partir de 1907 la ideología de Francisco José se orienta más hacia la democracia, llegando a establecer el sufragio universal. Pero el asesinato del heredero al trono, su sobrino Francisco Fernando, y de su esposa, en 1914, así como las tensiones y la inestabilidad interna del Imperio Austro-húngaro serían algunos de los factores que desencadenarían la I Guerra Mundial, en 1914.
Francisco José fallece en 1916, siendo Carlos I de Austria y IV de Hungría (nieto de su hermano Carlos Luis) quien le sucedería como último emperador de Austria, desde 1916 hasta 1918, año este último que supuso el final de los Habsburgo en el poder, el final de la I Guerra Mundial y la declaración de la República de Austria.









Galeria fotográfica

  • Francisco José
  • Francisco José