Guía de Viena

Inicio / Gastronomía / Platos y bebidas típicos

Platos y bebidas típicos

La gastronomía en Viena es muy diversa e interesante, y está marcada por las diferentes culturas que han influenciado la vida y la cultura austriaca a lo largo de los siglos, pero principalmente durante la época del Imperio Austro-húngaro. Así, podemos encontrar platos con clara influencia húngara, checa, bávara, judía, italiana,...

A la hora de ir a un restaurante deberemos tener en cuenta que en Viena se come más temprano que en España. Así, por norma general, podemos desayunar de 07h00 a 10h00, comer de 12h00 a 14h30, y cenar de 18h00 a 23h00 aproximadamente; aunque por supuesto hay algunos restaurantes que prolongan sus horarios, sobre todo en las zonas turísticas de la ciudad.

Otras características a señalar son que normalmente el pan no va incluido y si se quiere hay que pedirlo, que los platos principales van acompañados de una guarnición, y que lo usual es dejar una propina de entre el 5 y el 10% sobre el total de la factura.

Pero veamos cuáles son los platos más típicos dentro de cada categoría:

- Entremeses fríos (Kalte Vorspeisen): jamón (Schinken), paté (Leberpastete), pastel de carne o verdura en gelatina (Sulze),...

- Entremeses calientes (Warme Vorspeisen): champiñones empanados con salsa tártara (Gebackene Champignons mit Sauce Tartare), setas (Pilze),...

- Sopas (Suppe): sopa o crema de verduras (Gemüsesuppe o Gemüsecremesuppe), crema de patatas (Kartoffelcremesuppe), sopa de carne (Rindsuppe), sopa con tiras de tortilla (Frittatensuppe),...

- Platos principales (Hauptgerichte): principalmente de carne (Fleisch) como el escalope vienés (Wiener Schnitzel), gulash o guiso de ternera (Gulash), estofado de buey (Tafelspitz), carne de res asada con cebolla (Zwiebelrostbraten), codillo de cerdo (Stelze), salchichas (Wurst) en sus diferentes variantes (Frankfurter, Käserkrainer, Bratwurst,...), trucha a la molinera (Forelle nach Müllerin Art),...

- Guarniciones (Beilagen): patatas (Kartoffeln), guisantes (Erbsen), judías verdes (Bohnen), col agria (Sauerkraut), ensalada (Salat),...

- Postres (Nachspeisen): principalmente dulces (Süβspeise) como la tarta Sacher (Original Sacher-Torte), crêpes rellenos (Palatschinken), tortitas del emperador (Kaiserschmarren), hojaldres rellenos (Strudel) de manzana (Apfelstrudel), de requesón (Topfenstrudel)..., aunque también queso (Käse), helado (Eis), fruta (Frucht),...

En cuanto a las bebidas más típicas, podemos destacar:

- Vinos: la mayoría procedentes de la cuenca del Danubio, son en general vinos ligeros y jóvenes.
Entre los vinos blancos (Weiβwein), más apreciados que los tintos (Rotwein), destacan el Gumpoldskirchner (ligeramente dulce, producido en Baden), el Dürnsteiner (seco, típico de la cuenca de Viena), el Grinzinger (algo seco, de Grinzig),...
Aunque también podemos señalar algún vino tinto, como el Klosterneuburger (algo áspero) o el Blau Burgunder (o Borgoña austriaco) entre otros.
Algo igualmente muy apreciado por los vieneses es el Sturm o Most, que es el vino nuevo, no fermentado, que se consume durante algunas semanas en la época de la vendimia.
Un buen sitio para degustar los vinos son los Heurigen, las típicas tabernas vienesas donde, sobre todo en primavera y verano, se consume el vino joven de los viñedos familiares, acompañado de embutidos, quesos, ensaladas y patés entre otras viandas, normalmente al ritmo de la música tradicional vienesa.

- Cerveza: tanto cerveza rubia (Hellbier) como negra (Dunkelbier)

- Licores: muy famosos son los schnaps, licores o aguardientes que pueden tomarse como aperitivos o como digestivos. Destacan el Slibowitz (aguardiente de ciruelas), el Barack (aguardiente de albaricoques), el Marillenbrand o Aprikosenbrand (ambos también de albaricoques),...

- Café: algunas de las diferentes maneras de degustar un café en Viena son el café expreso (Espresso o Schwarzer), café solo (Moka), café turco (con el poso, Türkisch Café) , café cortado (kleiner Brauner), café con leche (Melange), café vienés (Wiener Café) o capuccino (Kapuziner o Capuccino),...
Lo adecuado es servir el café con un vaso de agua y lo ideal, ¿por qué no? acompañarlo con un pastel.
La tradición del café en Viena empezó en el s. XVII, concretamente en el año 1683, cuando los turcos, en su retirada y tras la segunda ocupación de Viena, dejaron en las puertas de la ciudad los sacos que utilizaban como defensa, los cuales contenían este sabroso tesoro, granos de café, que los austriacos supieron aprovechar y desarrollar, hasta hacer de esta bebida legendaria parte de la vida social, cultural, política e intelectual austriaca.
Así, los cafés y los Konditorei (cafeterías-pastelerías) son una verdadera institución en Viena.

A continuación, en nuestra sección “Recetas”, les ofrecemos algunas recetas destacadas de platos austriacos, así como interesantes anécdotas sobre dichas especialidades.