Guía de Viena

Inicio / Qué visitar / Otros / Escuela Española de Equitación

Escuela Española de Equitación

El primer documento escrito a cerca de la Escuela Española de Equitación data de 1572, si bien el edificio de la Escuela de Equitación de Invierno del Palacio de Hofburg fue construido entre 1729 y 1735 por J. E. Fischer von Erlach, por mandato del emperador Carlos VI.

Es por ello que todavía hoy en día el retrato de dicho emperador preside la blanca sala barroca de la Escuela Española de Equitación de Invierno, donde tienen lugar tanto los entrenamientos como las representaciones de los blancos caballos lipizanos. Esta espléndida construcción reúne las condiciones idóneas para ello.

Historia de la Escuela Española de Equitación:
Aunque, como hemos mencionado, este edificio data del s. XVIII, los orígenes de la Escuela se remontan al s. XVI. Concretamente, hay un documento de 1565 que menciona la “Ross- Thumblplatz” o área de entrenamiento de caballos situada frente a los establos Stallburg, pero no adecuada para el mal tiempo dado que no era un área cubierta.
En 1572 se construye una “Sala de Equitación Española” en madera, siendo ésta la primera vez que aparece la mención de “Escuela de Equitación”. La denominación de “Española” se debe a que los caballos que se utilizaban en 1572, cuando se fundó la Escuela Española de Equitación, eran españoles, y a que los caballos lipizanos que hoy en día están en la Escuela son descendientes de caballos españoles; fue a finales del s.XVI (en 1580) cuando el archiduque Carlos II fundó en Lipizzia (actualmente en Eslovenia), a orillas del Mar Adriático, una yeguada con purasangres llevados desde España, de los que descienden los actuales caballos de la Escuela Española de Equitación.
En 1681, el emperador Leopoldo I ordena la construcción de una nueva Escuela de Equitación, en el emplazamiento del antiguo área de entrenamiento, la Ross- Thumblplatz; pero en 1683, cuando está casi terminada, tiene lugar el segundo asedio de los turcos y la Escuela se ve seriamente dañada.
En 1729 el emperador Carlos VI, padre de María Teresa, manda construir la Escuela de Equitación de Invierno, cuyas obras son llevadas a cabo por Josef Emanuel Fischer von Erlach. La Escuela, terminada en 1735, sigue conservando su construcción original y está considerada como la Sala de Equitación más hermosa del mundo.
Desde 1740 en la Escuela de Equitación de Invierno tienen lugar diferentes eventos, como bailes de máscaras, torneos ecuestres, bailes imperiales,…
En 1848, después de la Revolución de Marzo, el Parlamento del primer Reichstag se reúne en la Escuela de Equitación.
En 1898 el mariscal de campo Franz Holbein y el jinete senior Johann Meixner plasman por primera vez sobre papel las directivas fundamentales, hasta entonces conocimientos verbalmente enseñados, de la Escuela Española de Equitación.
Después de la I Guerra Mundial, en 1919, el jinete senior Mauritius Herold asegura la continuidad de la Escuela Española de Equitación gracias a su gran dedicación personal, la cual pasa a depender del Ministerio de Agricultura. Es entonces cuando tienen lugar las primeras representaciones públicas, acogidas con gran entusiasmo.
En 1920 los Lipizanos son trasladados a la ciudad de Piber, en la región oeste de Estiria, la cual se convierte en su hogar a partir de este momento. Allí son criados y cuidados y, cada año, los mejores sementales Lipizanos son seleccionados para entrenar en la Escuela Española de Equitación.
La Escuela Española de Equitación se hizo tan famosa tanto en Austria como en el extranjero gracias a sus giras y sus actuaciones que, en 1925, cuando se considera la posibilidad de cerrar la Escuela, se producen protestas nacionales e internacionales.
Desde 1945 hasta 1955 los caballos de la Escuela Española de Equitación y los sementales de Piber son combinados en San Martín (Alta Austria), después trasladados a Wels y finalmente a Wimsbach (Alta Austria). En 1955 la Escuela Española de Equitación regresa a su emplazamiento original en el Palacio Imperial de Hofburg, ofreciendo su primera representación el 26 de octubre (fiesta nacional de Austria).
Desde el 1 de enero de 2001, la Escuela Española de Equitación y los sementales de Piber pasan a manos privadas.

Los caballos Lipizanos, cuyos orígenes se remontan al s. XVI, son la raza de caballos más antigua de Europa. Sin embargo, hasta el s. XIX estos nobles caballos no fueron conocidos como “Lipizanos”, nombre que proviene de Lipizzia, donde Carlos II estableció la yeguada con los caballos que llevó desde España, sino como caballos españoles, y eran altamente valorados.

La Escuela Española de Equitación es la escuela de equitación más antigua del mundo y la única que sigue cultivando el adiestramiento clásico de tradición Renacentista de la “haute école”, la cual se basa en los escritos del comandante griego Xenophon, los cuales fueron redescubiertos en el s. XVI; si bien posteriormente también otras figuras hicieron sus aportaciones, como Frederigo Grisone, Antoine de Pluvinel, Francois de la Gúerinière, el mariscal de campo Franz Holbein, Johann Meixner y Alois Podhajsky. En la obra Equitación Clásica de éste último se basa todavía hoy en día el entrenamiento de los caballos de la Escuela Española de Equitación.
El objetivo de la equitación clásica es estudiar la manera natural en la que el caballo se mueve y cultivar el más alto nivel de la elegancia de la haute école que el caballo es capaz de realizar a través de entrenamiento. El resultado crea una armonía incomparable entre el jinete y el caballo, como sólo la Escuela Española de Equitación es capaz de lograr.








Galeria fotográfica

Dirección


Agrandar mapa

Michaelerplatz, 1
1010 Viena