Guía de Viena

Inicio / Programa cultural / Exposiciones / Art Nouveau y Secesión. Joseph Maria Olbrich

Art Nouveau y Secesión. Joseph Maria Olbrich

18.06.2010 - 27.09.2010, Museo Leopold

Un arquitecto, diseñador y artista universal.
El Museo Leopold presenta, en colaboración con el Institut Mathildenhöhe Darmstadt, la exposición más completa hasta la fecha sobre la obra de Joseph Maria Olbrich (1867-1908).

Esta retrospectiva a gran escala presenta unas 300 obras individuales del arquitecto y artista universal, poniendo así la obra de Olbrich en el contexto estético de Modernismo Vienés. Las obras, préstamos de colecciones públicas y privadas de Alemania, Austria y Estados Unidos, incluyen muebles, textiles, dibujos y acuarelas.

Olbrich es una de las personalidades más destacadas de la arquitectura, las artes y la artesanía de alrededor de 1900, y está estrechamente relacionado con el desarrollo de las formas modernas y los ambientes de vida. El centenario de su fallecimiento, en 2008, brindó la oportunidad de dedicar una atención renovada y en profundidad a su extremadamente compleja obra, que abarca desde la arquitectura hasta la decoración de interiores y diseño de jardines, y de las artes aplicadas al diseño de formas industriales. Un simposio académico celebrado en julio de 2008 por el Institut Mathildenhöhe abrió nuevos enfoques hacia el conjunto de las obras de Olbrich, tanto para investigadores como para el público interesado. Las conclusiones del discurso teórico, así como varios diseños, planos y objetos (algunos de los cuales fueron descubiertos sólo durante este proceso), son utilizados para organizar una retrospectiva integral sobre Olbrich. Esta exposición tendrá lugar en Darmstadt y en Viena, los dos lugares de trabajo principales de Olbrich, y presentará numerosas piezas procedentes de colecciones de Alemania, Austria y Estados Unidos.
El conjunto de obras de Olbrich, que es ejemplar en el cambio de siglo, es todavía bastante difícil de comprender en su totalidad - a pesar del breve periodo de tiempo en el que fue creado. Han pasado 26 años desde la última gran exposición sobre Olbrich, cuyo catálogo hace ya tiempo que no está disponible. Hasta la fecha, no existe una amplia monografía sobre el artista. Olbrich es visto como la figura central de los esfuerzos de la reforma que tuvo lugar hacia 1900, y él influyó y dio forma a las ideas de la generación que le siguió. Arquitectos de la era moderna, como Erich Mendelsohn, Bruno Taut y Le Corbusier tomaron importantes impulsos de los elementos de diseño que caracterizan la obra de Olbrich.
Dado que muchas de las obras de Olbrich fueron destruidas durante la guerra, y puesto que los documentos sobre la obra del arquitecto se dispersaron por los lugares más variados, la importancia de este artista-arquitecto, quien murió muy joven, no está tan presente en la mente del público como, por ejemplo, la de sus contemporáneos Henry van de Velde, Josef Hoffmann y Peter Behrens. Así, Olbrich es un “gran desconocido” que tuvo un impacto que a menudo se subestima.
Olbrich fue un artista creativo universal, un arquitecto centrado en la idea, normal en torno a 1900, de la fusión de arte y vida. La reconstrucción de selectos proyectos individuales a través de diseños originales, modelos, fotografías históricas, documentos y objetos permite a la impresionante riqueza de sus ideas ser estudiadas. En términos de desarrollo de la arquitectura durante el s.XX, el potencial creativo de Olbrich se muestra en sus contribuciones a los proyectos de construcción tales como el Gartenstadt (concepto de ciudad-jardín) y el Kleinwohnungsbau (conjunto de pequeños apartamentos).
Un aspecto importante es el movimiento de la Lebensreform (reforma de la vida), una influencia formativa del periodo de 1900 que Olbrich intentó apoyar a través del diseño, y que pretende abarcar y armonizar todas las facetas de la vida. Esta exposición presenta las áreas del trabajo de Olbrich, que han recibido escasa atención hasta ahora (como el arte del jardín), y examina algunas cuestiones tales como el camino actual en el que el artista ha colaborado con sus productores. El esfuerzo de cooperación con el Museo Leopold de Viena, que posee la mayor colección del mundo de arte austríaco en torno a 1900, hace también que sea posible mostrar la impresionante importancia artística de Olbrich en el Modernismo Vienés, a través de importantes obras de artistas como Otto Wagner, Koloman Moser y Gustav Klimt.

Vida y obra de Joseph Maria Olbrich
La arquitecto silesiano-austriaco Joseph Maria Olbrich (1867-1908) es uno de los más destacados representantes del movimiento del Reformkunst (arte reformado). Dejó su huella en las ciudades de Viena y Darmstadt en forma de grandiosas obras arquitectónicas, y su fama se basa en obras ejemplares de Arte Secesionista y Art Nouveau (Modernismo). Para un mayor grado que la mayoría de su generación, Olbrich tuvo buena formación académica y prácticas en la construcción y, a diferencia de Henry van de Velde y Peter Behrens, no se desvió hacia la pintura. A pesar de ello, fue también un excelente dibujante y acuarelista. Fue gracias a sus habilidades en este campo, de hecho, que obtuvo un empleo en la compañía de construcción de uno de los arquitectos de Art Nouveau vienés más famosos, Otto Wagner, antes de alcanzar la fama por su mismo mediante la creación del famoso edificio de la Secesión de Viena. Esta espectacular obra inicial de Olbrich le convirtieron en una de las figuras vanguardistas más prominentes del movimiento modernista, que se fijó como meta la renovación integral de las artes y la cultura.
En Darmstadt, a donde se trasladó en 1899, Olbrich se enfrentó a nuevas tareas y desafíos artísticos. El Gran Duque Ernst Ludwig lo había llamado a su ciudad de residencia al percibir en la obra de Olbrich una cierta alegría y ligereza austriaca que no encontraba en el arte alemán. Olbrich desarrolló el concepto global de la legendaria exposición Ein Dokument deutscher Kunst (Un documento de arte alemán) en 1901 y diseñó la mayor parte de los edificios de la creciente comunidad planificada, convirtiendo Mathildenhöhe en un pináculo del Art Nouveau en Alemania. Olbrich también recibió numerosos encargos privados para construir viviendas residenciales y para decorar apartamentos decorar, en Alemania y en los países vecinos. Diseñó grandes estructuras, como estaciones de tren, piscinas cubiertas, hoteles y torres de agua, mientras se autoimplicaba en el diseño de jardines, que sentía como una parte integrante de su arquitectura.
Sus amplias actividades de construcción fueron igualadas en número y diversidad por sus diseños de objetos utilitarios y ornamentales (artículos de lujo hechos a mano, productos producidos en grandes cantidades,…).








Galeria fotográfica

  • Entrada de la casa de Ernst Ludwig
  • Olustración de libro de Joseph Maria Olbrich y Georgiana Freiin von Rotsmann, Es war einmal, Darmstadt 1904
  • Buzón, 1900
  • Secesión