Guía de Viena

Krapfen

Aunque en Austria y en Alemania se denominan Krapfen, en otros lugares se conocen también como “berlinesas”, “suspiros de monja” o “borlas o bolas de fraile” entre otros nombres.

Pero en todos los casos se trata de unos bollitos dulces redondos, fritos en aceite, bañados en azúcar y rellenos (o no) de crema o mermelada.

De origen alemán, la receta de los Krapfen ha traspasado las fronteras hasta llegar incluso a algunos países de Latino-América gracias, principalmente, a los emigrantes alemanes que decidieron asentarse en dichos países. Allí, tanto su nombre como su receta y su relleno se han transformado ligeramente. Así, pueden conocerse, además de con los diferentes nombres ya mencionados, también como “facturas”, “bizcochos”, “berlines”, “bombas”,... y pueden estar rellenos de crema pastelera, mermelada, dulce de leche, dulce de membrillo,...

  • Ingredientes: (para unas 20 unidades):

- 75 gr. azúcar
- 1 cucharadita de sal
- ralladura de ½ limón
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 120 ml. leche
- 1 huevo
- 15 gr. levadura fresca
- 350 gr. harina
- 50 gr. manteca blanda (o margarina)
- aceite para freír
- crema pastelera, mermelada, dulce de leche,... para el relleno
- azúcar para rebozarlas

  • Preparación:

Disolver la levadura en un poco de agua tibia con una pizca de azúcar. Mezclar con la leche tibia.
Poner en un recipiente el azúcar, la sal, la ralladura de limón, la vainilla y el huevo y mezclar bien. Añadir la leche con la levadura y mezclar hasta que se integre bien. Añadir la harina, poco a poco y tamizada, e ir amasando hasta que todo quede bien integrado. Incorporar la manteca blanda y amasar la masa con energía hasta que quede un bollo liso y suave. Hacer un rollo y dividirlo en porciones de 3-4 cm. de diámetro (del tamaño aprox. de un huevo). Darles forma redondeada y dejarlas reposar (tapadas con un paño de cocina o con papel film) unos 15 minutos, hasta que casi dupliquen su volumen.
Poner aceite en una cazuela y cuando esté caliente echar las bolas de masa. Para que se frían correctamente deberán quedar completamente cubiertas por el aceite. Cuando estén doradas, retirarlas con una espumadera y dejarlas escurrir sobre papel absorbente (para eliminar el exceso de aceite).
Si se quieren rellenar, se les hace un pequeño corte y, con una boquilla, se rellenan con crema pastelera, mermelada o lo que se desee.
Rodarlas por un plato con azúcar y servir.








Galeria fotográfica