Guía de Viena

Arthur Schnitzler

(Viena, 1862 – 1931), nacido en el seno de una familia burguesa judía, era médico de profesión (la cual la ejerció durante algún tiempo), aunque es más conocido como escritor.

Schnitzler se dio a conocer con sus obras teatrales de tono humorístico, en las cuales reflejó la atmósfera fastuosa de la Viena de su época. Pero es más conocido por sus novelas y narraciones en las que muestra gran interés por el erotismo, la muerte y la psicología.
En su afán de profundar en la complejidad psicológica de sus personajes, fue uno de los primeros autores de lengua alemana en hacer uso de la técnica del monólogo interior, lo que podemos apreciar en sus obras El teniente Gustl (1900) o La señorita Else (1924). Debido a ello, fue muy admirado por Sigmund Freud.
Las obras de Schnitzler fueron prohibidas por los nazis en Austria y en Alemania. En 1933, en la “quema de libros” de Berlín, sus libros fueron arrojados a las llamas junto con los de otros autores judíos (entre ellos Einstein, Marx, Kafka, Freud y Stefan Zweig).
Durante su época de estudiante y sus primeros años como médico, escribió varios textos, como Canto de amor de una bailarina y Sobre el patriotismo, para diferentes revistas.
En 1890 formó un círculo literario con varios amigos, tales como Hugo von Hofmannsthal, Felix Salten, Richard Beer-Hofmann y Hermann Bahr. Es entonces cuando comienza su carrera como dramaturgo, componiendo un ciclo de obras en un solo acto que fueron publicándose por entregas entre 1889 y 1892, una de las cuales, La aventura de la vida, fue representada en un teatro vienés en 1891. Durante la década de 1890 fue adquiriendo gran reputación como autor de teatro, más allá incluso de las fronteras del Imperio Austro-húngaro. Su obra teatral Amoríos fue estrenada con gran éxito en el Burgtheater (Teatro Imperial) de Viena en 1895, sirviendo de base para una ópera con música de Franz Neumann y siendo así mismo llevada al cine en varias ocasiones.
Pero Schnitzler no se dedicaba exclusivamente al teatro sino que también escribió novela. Ejemplos de este género son Morir (1894) y Teresa: crónica de la vida de una mujer (1928).
Pero Schnitzler reflejaba en sus obras las debilidades morales de la sociedad austriaca y ponía de manifiesto la supremacía del instinto sexual sobre las convenciones sociales, lo que le causaría algunos problemas; una obra de gran polémica y varias veces prohibida fue La ronda. A veces Schnitzler, para criticar la sociedad vienesa de su tiempo, situaba la acción de sus obras dramáticas en diferentes épocas, como es el caso de Paracelsus o de La cacatúa verde.
Pero, en general, Schnitzler cosechó grandes éxitos y sus piezas teatrales fueron estrenadas en los principales teatros austriacos y alemanes. Su trabajo fue reconocido a nivel internacional, como así lo demuestran los diferentes premios que recibió, como el Premio Bauernfeld, el Grillparzer, el Raimund y el Volktheaterspreis entre otros.
Muchas de sus obras han sido adaptadas al cine y a la televisión, como su novela Relato soñado en la que se basó la película Eyes Wide Shut de Stanley Kubrick. Además, el propio Schnitzler llegó a escribir los guiones de varias películas inspiradas en sus obras, como Amoríos (1914) o Señorita Else (1929).
Arthur Schnitzler falleció en su domicilio vienés el 21 de octubre de 1931, a causa de un derrame cerebral, a los 69 años de edad.









Galeria fotográfica