Guía de Viena

Inicio / Programa cultural / Ópera / Los cuentos de Hoffmann, J. Offenbach

Los cuentos de Hoffmann, J. Offenbach

Tres cuentos del magistral escritor E. T. A. Hoffmann, unidos por la imaginativa e inspirada partitura de Jacques Offenbach, les invitan a entrar en un mundo fantástico de romance, autómatas que parecen humanos, traición y un poco de magia. Los cuentos de Hoffmann (o Les Contes d'Hoffmann, título original en francés) se adentra en el rico legado del autor romántico prusiano y convierte a éste en el personaje central de sus propios escenarios, los cuales desafían a la realidad. La Ópera del Estado de Viena presenta una puesta en escena poco común de la que fue la última obra de Offenbach. ¡No pierdan la ocasión de disfrutar de la excelente fantasía y la extraordinaria narración musical de esta obra maestra!

Para combinar las maravillosas historias de Hoffmann y obtener una narración coherente, Offenbach recurrió al libretista francés Jules Barbier. Éste decidió que una versión ficticia del propio Hoffmann sería la figura central de la ópera y la que daría unidad a los diferentes actos. En una trama divertida e inmersiva, el poeta imaginario Hoffmann se enamora de la hermosa muñeca mecánica Olympia, corteja a la brillante y misteriosamente enferma cantante Antonia, y escapa por poco de los malvados planes de la cortesana Giulietta y del capitán Dapertutto. A lo largo de sus viajes, Hoffmann se ve acompañado y protegido por su musa, en forma de su buen amigo Nicklausse.

Los cuentos de Hoffmann fue la última obra de Jacques Offenbach. Sintiendo que sus fuerzas iban menguando a gran velocidad, el compositor puso toda su energía en completar el manuscrito y esperaba de corazón poder verlo interpretado sobre el escenario. Una versión abreviada de su ópera tuvo lugar en su casa en mayo de 1879, cuando León Carvalho adquirió los derechos de representación. Lamentablemente, Offenbach falleció antes del estreno público de su obra. La versión en dos actos de Los cuentos de Hoffmann tuvo su première el 10 de febrero de 1881 en la Opéra-Comique de París, mientras que la ópera en cuatro actos fue representada por primera vez el 7 de diciembre del mismo año en el Ringtheater de Viena.

Las fantasías desencadenadas y ligeramente oscuras de E. T. A. Hoffmann y la partitura musical inventiva de Jacques Offenbach se funden en un espectáculo fuera de lo común que convierte a Los cuentos de Hoffmann en un clásico que la Wiener Staatsoper revive de forma espléndida.