Guía de Viena

Inicio / Programa cultural / Ópera / Rigoletto, G. Verdi

Rigoletto, G. Verdi

Ópera en tres actos, con música de Giuseppe Verdi y libreto de Francesco Maria Piave basado en la obra teatral Le roi s’amuse de Víctor Hugo, que fue estrenada el 11 de marzo de 1851 en el Gran Teatro La Fenice de Venecia, obteniendo gran éxito popular.

A principios de 1851, el Teatro La Fenice de Venecia encargó a Verdi la composición de una ópera. El compositor escogió el drama de Víctor Hugo Le roi s’amuse (El rey se divierte) a pesar de que éste había sido censurado en París (por reflejar el libertinaje de un rey), por lo que Verdi desde un principio modificó los nombres y los lugares, aunque mantuvo la base del drama. Tres meses antes del estreno su libreto fue censurado por ser considerado inmoral y obsceno. Tras varias coversaciones entre Verdi, Piave y los censores, Verdi y Piave consiguieron mantener lo fundamental de la obra y solamente tuvieron que realizar una serie de modificaciones menores, como trasladar la acción de la Corte de Francia al ducado de Mantua (Italia), y cambiar algunos nombres y algunas escenas para respetar la decencia y la moralidad. Pero Verdi consiguió lo que exactamente quería realizar: conciliar la estructura tradicional del melodrama con la complejidad del protagonista, algo que la censura no pudo cambiar.
Giuseppe Verdi ya había obtenido algunos logros anteriores, como con Nabucco (1842), Ernani (1844) o Macbeth (1847). En una Italia deseosa de librarse del dominio del Imperio Austro-húngaro en el norte y de los Borbones en el sur, Verdi empezó a ser considerado un héroe gracias a coros tan famosos como el "Va,pensiero!"(Nabucco),"Patria oppressa"(Macbeth) o "Un patto,un giuramento" considerados como verdaderos gritos de libertad por el pueblo italiano. Así, el acróstico VERDI (Vittorio Emanuele Re D'Italia) era una manera de evocar también a un compositor que mantenía la ilusión unificadora que le llevaría a ser senador en Turín en 1861.
Pero con Rigoletto Verdi inició la trilogía romántica que le consagraría definitivamente a nivel internacional, y que se completaría con La Traviata y con Il Trovatore. En Rigoletto Verdi muestra el lado sórdido de la vida (el rapto, la seducción, el asesinato,…) a través de un lenguaje musical más directo y realista y menos idealizado, lo cual diferencia a esta obra de las anteriores.

Rigoletto es una tragedia sobre la injusticia social y la desigualdad, ambas evidentes tanto en el personaje principal de Rigoletto (el bufón jorobado, típico personaje “verdiano” que se mueve entre el afecto por su hija y el odio hacia el duque y los cortesanos), como en la representación explícita del estilo de vida lascivo de la nobleza; un intenso drama de pasión, engaño, amor filial, venganza y asesinato, que combina perfectamente la riqueza melódica y la fuerza dramática, rasgos ambos dos que caracterizan las obras maestras de ópera de Verdi y que hacen que éstas sigan permaneciendo en el repertorio operístico de todo el mundo.

Mención especial merece el aria La Donna è mobile (“la mujer es voluble, cambiante”), una de las arias más famosas de la lírica universal, que fue compuesta en el último momento para un tenor que pidió a Verdi un aria para lucirse en el último acto de Rigoletto. Desde entonces, ha sido interpretada por todos los grandes tenores, como Enrico Caruso, Miguel Fleta, Beniamino Gigli, Jussi Bjorling, Giuseppe Di Stefano, Franco Corelli, Fritz Wunderlich, Nicolai Gedda, Carlo Bergonzi, Plácido Domingo, Alfredo Kraus, Luciano Pavarotti, Juan Diego Flórez, Andrea Bocelli,…Así mismo, cabe destacar también el coro Zitti, zitti, muoviamo a vendetta!

La acción se desarrolla en la ciudad de Mantua (Italia), durante el s. XVI.








Galeria fotográfica