Guía de Viena

Inicio / Programa cultural / Opereta / El estudiante mendigo, C. Millöcker

El estudiante mendigo, C. Millöcker

Antes del estreno de El estudiante mendigo (Der Bettelstudent), el compositor vienés del siglo XIX Carl Millöcker había combinado su trabajo como director de orquesta con el de compositor de operetas durante aproximadamente diecisiete años. Con libreto de Friedrich Zell y Richard Genée, el encargo de poner música a esta opereta había sido rechazado por uno de los célebres contemporáneos de Millöcker, Johann Strauss II.

La decisión de Strauss resultó ser un golpe de buena suerte para Millöcker. Estrenada en el Theater an der Wien de Viena el 6 de diciembre de 1882, El estudiante mendigo obtuvo un enorme éxito, tanto en Europa como en América. Financieramente, esta obra permitió a Millöcker abandonar su trabajo de director de orquesta, si bien nunca volvería a disfrutar de un éxito similar con su propia música.

El argumento se desarrolla en la Polonia del siglo XVIII, bajo el imperio de los Habsburgo. El Coronel Ollendorf, gobernador militar de Cracovia, ha sido rechazado por la hermosa pero altiva Laura, la hija de la Condesa Palmatica. Para ridiculizarla a su vez, Ollendorf idea un plan; saca a dos presos de la cárcel y los disfraza como un noble y su secretario. Symon, el estudiante mendigo que da nombre a la opereta, conquista el corazón de Laura, tal y como estaba previsto (aunque se enamora a su vez de ella) pero su cómplice, Janicki, quien en realidad es un verdadero miembro de la aristocracia polaca derrocada, tiene un plan diferente y más peligroso. Sin saberlo, el coronel ha despertado al espíritu de la rebelión, algo que traerá consecuencias inesperadas para todos.

El estudiante mendigo es una especie de comedia de errores encantadora que deleita al público, el cual conoce la verdadera identidad de los personajes y asiste así, cómplice, a sus engaños. Sabiendo que Ollendorf recibirá su merecido, humillación que la historia de Millöcker, Zell y Genée nos permite anticipar, la emoción aumenta todavía más.

Probablemente no hay mejor escenario para acoger la opereta de Millöcker que la Ópera Popular de Viena, teatro que no ha dejado de promover dicho género desde que se convirtió en una de las más importantes salas de opereta de la capital austriaca a principios del siglo XX.